Pie Equino Varo Espástico

Pie Equino Varo Espástico

El pie equino espástico es una deformidad del pie en la que este se encuentra permanentemente en una posición caído en flexión plantar por lo que al andar se hace de puntillas y el talón no entra en contacto con el suelo. Puede estar afectado únicamente un pie o ambos.

El pie equino generalmente no es una deformidad aislada, suele acompañarse de otras alteraciones, si se asocia a un pie varo, se llama pie equino-varo o pie zambo y cuando se combina con deformidad en valgo se denomina pie equino-valgo.

Es una deformidad generalmente provocada por un accidente cerebrovascular o a una parálisis cerebral, pero que también puede deberse a una malformación congénita. Esta patología produce una alteración de la marcha del paciente y constituye un verdadero problema en términos de movilidad.

La definición pie equino (del latín “equinus”, caballo) es una deformidad del pie en flexión plantar (hacia abajo) y en varo, lo que la marcha normal del paciente se sustituiria por una marcha en puntillas.

El pie equino se debe a:

Una contracción involuntaria de los músculos (espasticidad) de la pierna, producida por una lesión cerebral, que puede provocar la incapacidad de realizar la dorsiflexión (levantar el pie hacia la tibia) del pie y de los dedos del pie. Lo que provoca que el paciente ande de puntillas incluso en ocasiones arrastrará la punta de los pies por el suelo.

Una malformación intrauterina de uno o de los dos pies. Se debe a una displasia (malformación o deformación producida por una anomalía del desarrollo) congénita de todos los tejidos (huesos, ligamentos, nervios, vasos sanguíneos) situados por debajo de la rodilla.

Puede ser un trastorno congénito, presente en el momento del nacimiento y llegar a la edad adulta. Por una secuela de poliomielitis, parálisis cerebral, accidente cerebrovascular, lesiones de la médula espinal u otras enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple y la distrofia muscular de Duchenne. Tras intervenciones quirúrgicas de cadera por lesión de nervio ciático o del nervio ciático poplíteo externo en cirugía de prótesis de rodilla o secuelas de síndromes compartimentales.

Síntomas:

Dificultad para caminar, dolor en la parte anterior de los pies con desarrollo de callos, inestabilidad del pie con torceduras frecuentes. Dolor tanto en zona lateral de tobillo como en las cabezas metatarsales por el exceso de presión. La deambulación en muchos casos se hará imposible por si mismo y necesitarán ayudas para la marcha como muletas.

Tratamiento:

El tratamiento de estos pacientes dependerá del grado de equino, de la movilidad y estabilidad que tengan.

En los casos más severos, de manera conservadora serán tratados con férulas antiequino o botas ortopédicas que alinearán su pie dandole estabilidad y haciéndolo más funcional

Será fundamental el tratamiento con plantillas personalizadas, ya que conseguiremos dar apoyo en la zona del talón y quitár sobrecarga de la zona del antepie, además de proporcionar estabilidad del miembro inferior. Se puede combinar con cinchas antiequinas, para favorecer el movimiento en flexión dorsal.

En los casos en los que el tratamiento conservador no consiga la mejora de la calidad de vida del paciente se tendrá que proponer el tratamiento quirúrgico, buscando siempre un pie estable. Por lo tanto se estabilizarán las articulaciones y se realizarán alargamientos y transferencias tendinosas para combatir el desequilibrio muscular.

En Centro Podológico Julia Álvarez somos especialistas en patología del miembro inferior, así podemos tratar a nuestros pacientes desde la causa de cada afección. Nos caracterizamos por el trato personalizado de cada paciente y seguimos en continua formación para dar la mejor asistencia.

Los mejores especialistas del pie en Sotogrande.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *